26 de abril, dia del periodista paraguayo


Esta fecha fue establecida en conmemoración de la aparición de "El Paraguayo Independiente", que ese día, de 1845, mediante su fundador, Don Carlos Antonio López. Ese día, gran parte de los lectores tuvieron por primera vez en sus manos un periódico. 
"El Paraguayo Independiente" tenía el firme propósito de lograr el reconocimiento internacional de nuestra intendencia, así lo expresan en su “Mensaje de 1849”. Fueron publicados un total de 118 números de este semanario, y su última aparición fue el 18 de septiembre de 1852. 

Si bien surgió unas décadas después de la gesta independentista, el periodismo paraguayo acompañó el devenir histórico de la sociedad paraguaya y cumplió un importante papel en las comunicaciones de nuestro país. Desde su aparición estuvo presente en la vida cotidiana y fue caja de resonancia en los más importantes hechos que tuvieron lugar en el país, a lo largo de 167 años. 



¿Qué es un Periodista? 
Periodista es la persona que se dedica a descubrir e investigar temas de interés público, contrastarlos, sintetizarlos, y publicarlos. Para ello recurre a fuentes fiables y verificables. 
El principal principio que lo guía es el respeto por la verdad, el rigor en la búsqueda de la información fidedigna y verificable. 
El concepto de “periodismo” sintetiza la multiplicidad de funciones del periodista en diversos medios, resume toda la experiencia acumulada históricamente desde el surgimiento del periodismo en el medio impreso hasta la práctica profesional en los medios audiovisuales, y se extiende a la práctica informativa especializada, investigativa y multimedia. 
Desde sus albores se comprendió el importante rol del periodismo y la manera cómo estaba llamado a desempeñar una influencia decisiva en las sociedades. Su misión es, pues, además de informativa, orientadora y educadora. 
El periodista debe ser valiente, comprometido con su pueblo, debe transmitir el sentir de todos los ciudadanos. El periodista no está exento de sentir temor solo que este temor debe hacernos gritar, alzar la voz y rendir tributo a todos aquellos que aún con miedo son capaces de reclamar justicia, exigir pacíficamente con el amor como bandera, que se respeten los derechos y la dignidad de todos los hombres.